Violines

Violines, por no decir lágrimas...
¡Qué suenen!
Que invadan el aquí y el ahora,
que llenen con su melodía el silencio.

Que cada nota se lleve de mí el aire,
cada acorde mis memorias,
y el ritmo apresure las siguientes horas.

Fin.