Violines

Violines, por no decir lágrimas...
¡Qué suenen!
Que invadan el aquí y el ahora,
que llenen con su melodía el silencio.

Que cada nota se lleve de mí el aire,
cada acorde mis memorias,
y el ritmo apresure las siguientes horas.

Fin.

7 comentarios:

Myself dijo...

me gusta tu blog.

Vagamundo dijo...

...Recomenzar a vivir...
Eso se consigue.
Volver a soñar... mmmm... vamos a intentarlo.

Edu dijo...

Ojala fuera mas seguido tus post, me encanta, el violin suena hermoso, pero esas lagrimas de seguro son temporales, la sonrisa es infinita.

anabel monasterio gar dijo...

me gusta tu blog eres uno de mis elegidos en mi espacio si quieres pásate y llévate el distintivo...un saludo

Jorge Ampuero dijo...

Que el sonido de tus versos perdure por dentro.

Besos.

Nómada planetario dijo...

A veces la música es el mejor bálsamo para unas vivencias adversas.
Que tenga un final feliz la partitura.
Besos.

eduardo jqk dijo...

De donde soy el violín huele... Como un gas de la prisa.