Bálsamo


Y entonces un día
.............el cielo se desnudó frente a sus ojos,
.......el sol le abrigó la piel,
y el viento robó para siempre sus lágrimas.

.......Del filo de sus labios brotó una sonrisa,
..............despertó su baile,
..............se escuchó su canto,
la tierra retumbó bajo sus pies.
.......
.......La brisa -como cual bálsamo- sorprendió su rostro,
..............y el tiempo se hizo nada,
...........y la nada le robó el aire.

Y así... -envuelta en murmullos-
se entregó nuevamente al compás de la vida,
.......a la melodía de la respiración,
y al vaivén de sus intensos latidos.
.

4 comentarios:

Julio López dijo...

Hola!!! que bueno leerte de nuevo!!! un abrazo desde Guatemala.

Vagamundo dijo...

me alegro por "ella"... no sabes cuánto... que baile para sí y para gozo ajeno, pero que no nos roben nada, ni siquiera las lágrimas.

Mariluz G H dijo...

Porque así debe ser, Nat. ¡¡Bien!!

besos

Anónimo dijo...

latir y no dejar de hacerlo. Que el amor sea para verte sonreir siempre.