Sólo un adiós (a warmipaccha)…

La vida me permitió conocerte y desde ahí conocer rumbos, todos nuevos…
La vida me regaló el sabor de la alegría, la esperanza, la emoción y la felicidad, a tu lado por mucho tiempo…
La vida me dio tus ojos que alumbraron mi camino para seguir…
Aceptaste mi amor y construimos paisajes llenos de arcoiris…

En mis mejores y peores momentos estuviste y en mi pecho seguirás estando SIEMPRE…
Llenaste mi vida de un nuevo aire y nos prometimos: “abrir el corazón y regalarnos aire para volar, aire sin dolor, aire para no llorar, aire para respirar…”

No se si cumplí todas aquellas promesas que inundadas de amor te hice, no sé si ese aire que respiraste a mi lado se hizo espeso y saturó tus pulmones, no sé si mis alas se plegaron y cansadas no emprendieron más el vuelo…

Sólo se que te di lo mejor de mí, que contigo fui muy feliz, que mis lágrimas lloraron tu nombre en muchas ocasiones de alegría y también mientras me faltaste, pero siempre, siempre estuve ahí…

Guardo recuerdos de los pasajes tristes, pero sobretodo viven los recuerdos de lo mejor que me pudo haber pasado, de las sonrisas y carcajadas compartidas, de la magia en una canción, de la lluvia de emociones en el corazón…

Te encontré en una situación muy diferente a la que te dejo… ahora más fuerte, decidida, empoderada… esa sos vos… esa tierra fuerte que conforta solidariamente a quien lo necesite y respetando lo que en sus entrañas ella misma necesita.

Tú… tu dulce mirada, brazos de sol, luna ardiente, mírame y vuélveme a mirar como decidas… como lo quieras… es tu decisión…

Yo te veré y guardaré siempre con amor, con sonrisas, con cosquillas en el pecho, con eterno agradecimiento, con un abrazo cálido, como el lugar seguro, como la sensibilidad y solidaridad que representas...

No quiero ser lo mejor que te ha pasado en la vida si también soy lo peor de tus días… así no…

Te dejaré respirar sin espesar tu ambiente, te dejaré respirar deseosa siempre de que encuentres el aire más puro y fresco que ilumine tu mirada y tu amplia sonrisa…

Me dejas un calientito en el pecho que llena mi vida de paz. Me retiro contenta, feliz de lo vivido, disfrutado cada paso que di contigo…

Cada momento, cada paisaje, cada minuto fue especial, guardaré cada uno de ellos en la memoria del corazón y el agradecimiento eterno por tu amor.

Te amo siempre.
Gracias. Siempre Gracias. Sinceramente Gracias.
Natalia

1 comentario:

Nómadas dijo...

Querida colega,

Me tomo la libertad de escribirte porque tenemos una emergencia humanitaria. Sólo necesito que leas algo sobre Guinea Ecuatorial, único país del continente africano que habla españól (como tú) y que, tras informarte, pienses si hay alguna manera de echarnos una mano, de ayudarnos a superar el gran drama que padece nuestro pueblo. Estoy escribiendo a todos los colegas que conozco o que encuentro en el ciber espacio.

Te dejo la dirección de nuestro blog por si lo consideras interesante. Gracias, de antemano, por estar ahí y ser periodista.

http://geconfidencial.blogspot.com/